“Si el saber ya no es tan importante, el profesor ha perdido su sitio en el aula”

magisnet.com / Por José Mª de Moya (jmoya@magisnet.com)

Está a la cabeza de la UNIR, una universidad online que ofrece ya dos grados de maestro con los que pretende prestigiar la labor docente. En esta entrevista reflexiona sobre el futuro de las humanidades y las tecnologías aplicadas al aula.

José Mª Vázquez es rector de la UNIR, una universidad online con un nuevo método de enseñanza. Antes fue vicerrector de Relaciones Internacionales en la de Almería y, como decano de su Facultad de Derecho, fue pionero en la metodología conforme al Espacio Europeo de Educación Superior.
¿En qué consiste el proyecto de la Universidad Internacional de La Rioja, ahora que ya se han aprobado los primeros grados?
El primer paso importante desde el punto de vista legal fue, en octubre de 2008, la aprobación de dos grados de Magisterio, de los ocho grados que presentamos a la Aneca, que también han sido en los que hemos puesto más interés y esfuerzo.
¿Por qué ese interés especial por la formación del profesorado?
Hay dos motivos: uno que se centra en el ideario de la universidad, que es la convicción de la importancia que tiene la formación en la cultura para el desarrollo de la persona. Y otro, digamos de un orden más estratégico, porque hasta ahora ninguna otra universidad había ofrecido la posibilidad de hacer los grados de maestro online.
El ideario y la apuesta por la formación de las personas se podría aplicar a cualquier universidad ¿no?
Bueno, sí, pero la UNIR tiene un perfil marcadamente más humanístico que técnico, quizá también porque nos venga marcado por la propia naturaleza del método de formación. No podemos ofrecer enseñanzas que tengan un método experimental por la naturaleza de la formación online. Pero es que al grupo promotor de la UNIR y a los que nos hemos involucrado en el proyecto nos parece que para hacer una sociedad mejor hay que hacer mejores personas y eso se consigue con la formación que se da de manera adecuada y próxima a cada uno de los alumnos. Queremos cambiar esta sociedad insertándola en un humus de algo que podíamos entender como personalismo cristiano y para ello es importantísimo ir cambiando a las personas mediante la formación.
¿Esa es la base de la UNIR?
Sí, porque esta es una universidad católica, pero no es confesional ni depende en absoluto de la jerarquía eclesiástica ni de ninguna entidad institucional eclesial. Pero digamos que está arraigada a ese humus del humanismo cristiano.
¿Cuál es la entidad jurídica de la universidad? Porque es una empresa privada pero cuenta con el reconocimiento oficial de la Comunidad de La Rioja.
La entidad titular es una sociedad anónima que está participada por un grupo de empresas que tienen una trayectoria relativamente dilatada en la enseñanza online.
Respecto a sus peculiaridades, os habéis propuesto contar con los profesionales de mayor prestigio mundial gracias a la enseñanza online…
Efectivamente. Queremos poco a poco incorporar profesionales de calidad o de prestigio allá donde estén. Y con la enseñanza online aproximamos a esos grandes maestros allá donde estén a todas las personas que quieran escucharlo.
Quizá es un poco prematuro, pero ¿tenéis ya algún ejemplo de profesional de prestigio?
Sí, por ejemplo en el ámbito de las humanidades, Alberto de la Hera, que ha sido durante muchos años presidente de la Asociación Mundial de Americanistas. Contamos también con los principales especialistas en el mundo del Derecho. Hemos establecido relaciones también con un filósofo checo… Y después no solo personas que se incorporen establemente al proyecto, sino que queremos contar con grandes lecciones magistrales, de grandes maestros, que están en un periodo de plenitud y que son los números uno en sus ramas del saber. Tenemos previsto ir grabando sus clases magistrales y conferencias para luego ponerlas a disposición de nuestros alumnos. Los alumnos contarán con un servicio de biblioteca donde, a parte de toda la bibliografía online, tendrán la videoteca con las clases magistrales, conferencias, seminarios, etc.
Ahora que está de moda potenciar las carreras científicas, lo vuestro me parece una apuesta audaz, aunque por otra aparte está en debate la carencia de humanidades, sobre todo en la gente joven…
Nosotros pensamos que las carreras técnicas son saberes instrumentales, sirven para hacer cosas. En cambio, las humanidades son saberes que en realidad no sirven para nada solo que son valiosos en sí mismos. La asimilación de esos saberes es lo que mejora a la persona. Desde este punto de vista tenemos la convicción de que lo que realmente cambia la sociedad es la percepción de los valores, y eso a las carreras técnicas, que son honorables, útiles, las afecta muy poco.
Pero, para muchos alumnos, toda su elección se basa en el empleo…
Nosotros no queremos preparar gente para que sean grandes parados, pero muchos de nuestros alumnos, o por lo menos un porcentaje importante, van a ser personas que cursen sus grados no por una necesidad imperiosa de mejora en la escala profesional. Estoy seguro que los grados de humanidades los cursarán personas con una verdadera vocación hacia esos saberes, porque son personas que ya tienen un trabajo estable. Yo además pienso, desde el punto de vista de la empleabilidad, que a la vuelta de unos 15 años habrá una carencia de profesores de Literatura, Filosofía, Historia…, como sucede ahora con los médicos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s