Internet y sus males

correoperu.com.pe

Una bendición para el mundo pero también una maldición para quienes no estén preparados para asumirlo. Chicas y chicos que no saben más que estar metidos todo el día en el Facebook, chateando, esperando por fotos y comentarios. Jóvenes y adultos prendidos de su celular, "twiteando", desesperados porque no reciben señal en algún momento. Eso les cambia el ánimo, los desespera, les molesta. Tal vez le pase a sus hijos o a usted.

Los expertos dicen que cualquier conducta normal placentera es susceptible de convertirse en un comportamiento adictivo. Y eso se aplica a todo en la vida. Resulta que científicos de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, encontraron "evidencia sorprendente" de que muchos usuarios han desarrollado un hábito compulsivo de internet con el cual han reemplazado la interacción social real por la interacción en redes sociales y salas de chateo. Este uso adictivo, afirman los científicos, puede tener un grave impacto en la salud mental.

Se encontró que los adictos a internet tenían cinco veces más riesgo de sufrir el trastorno que los no adictos. La conclusión llega luego de un cuestionario a 1.319 personas entre 16 y 51 años. También se les preguntó si sufrían de depresión.

Papel importante. El 1,2% de los participantes mostraron adicción a internet y la mayoría ya sufrían depresión. Y es que hay un subgrupo cada vez más creciente de la población que encuentra muy difícil controlar cuánto tiempo pasa usando internet, hasta el punto que esto interfiere con sus actividades diarias. Súmele usted que un gran número de padres desconoce en qué andan sus hijos.

Según el estudio, los adictos a internet pasan mucho más tiempo navegando en sitios sexualmente gratificantes, de juegos y comunidades virtuales. También mostraron una incidencia más alta de sufrir depresión moderada a severa que los usuarios no adictos.
Los componentes fundamentales de los trastornos adictivos son la pérdida de control y la dependencia. �Y hay solución? Para empezar, hay que saber qué hacen nuestros hijos, controlar los tiempos que ocupan en la computadora, verificar qué páginas visitan, estar atentos a sus cambios de conducta y finalmente, llevarlos a un terapeuta que pueda ayudar a superar este problema en familia, porque al final, todos son los afectados.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s